¿Pudor en el ginecólogo? Algunos temas que no deberías callarte

Sabemos que el ginecólogo es la persona que mejor nos aconsejará pero aún hay ciertas cosas que da vergüenza preguntar. Aunque parezcan aspectos íntimos, facilitan la consulta.

¡Evita la vergüenza cuando hablamos de salud!

  1. Embarazos y abortos. Las ocultaciones más frecuentes son los embarazos y abortos durante el segundo y tercer trimestre¸ sobretodo en adolescentes. La ocultación de esta información puede ser vital para el ginecólogo.
  2. Prácticas sexuales. Es importante informar al ginecólogo sobre prácticas sexuales con distintas personas y sin protección, aunque la tendencia es no hablar de ello, sobre todo en mujeres mayores. Ayuda al ginecólogo a decidir qué exploraciones y técnicas son las más adecuadas para el paciente.
  3. Homosexualidad.  Existen casos en las que las mujeres ocultan su homosexualidad y solo la revelan en el momento de la exploración ginecológica.
  4. Edad biológica.  Quitarse años es una táctica en algunas mujeres que van a someterse a ciclos de reproducción asistida, ya que la sanidad pública cubre la reproducción in vitro hasta los 40 años.
  5. Incontinencia urinaria. Es habitual no hablar con el ginecólogo acerca de los escapes involuntarios de orina a no ser que se lo pregunte directamente, a pesar de que este problema es muy frecuente.
  6. Disfunción sexual y dolor. Los problemas del suelo pélvico pueden arrastrar falta de deseo sexual o dolor con las relaciones, pero este problema no se consulta al médico.
  7. Problema estético de los genitales. La moda de la depilación integral y otras técnicas estéticas hacen que cada vez más mujeres se inquieten del aspecto de sus genitales.

En resumen, hay que desmitificar y hacer todo lo que sea necesario  para una mejora de calidad de vida de la mujer.